jueves, 13 de septiembre de 2012

Derecha para todos

Hay gente ciega en todas partes. Me refiero a gente que sólo mira y no ve. O lo que es peor, hace que no ve. Son curiosas algunas reducciones y sobre todo es preocupante el desprecio que muchos supuestos bien pensantes de la progresía argenta le dan a los actos póliticos cuando no están en el radar de lo que ellos delinearon como "la política". Ante estos actos inevitables, aflora su escueta pasión democrática que los pinta entero: de progresía nada y pura derecha cool, como escribió el lúcido escritor argentino Fabián Casas en su exquicito libro Breves apuntes de autoayuda.  Es decr ir a meditar o respirar con un dudoso gurú indio (de la India) no es un acto político cuando lo es. La progresía lo ve de otra manera, sólo como parte de una marcha de taraditos de clase media alta que no saben mucho que hacer y por eso el pequeño argentinito que llevan dentro aflora denigrando y menospreciando toda manifestación que no esté encuadrada en los límites que delineó el suspuesto progresísmo, es decir el marco referencial de la política de los 70 en el 2012. Manifestarse con una cacerola también es un acto político. Guste o no, al 54% se le contrapone, en democracia, el 46%, y más aún si no está abolida la Constitución Nacional. Lo curioso del caso es que los "caceroleros" no asumen que es una acto político, por que no les gusta hacer política, dicen. Notable trabajo de masificación de la estupidéz ha realizado la dictadura militar en Argentina. Decir apoyo la ley de matrimonio igualitario o la Asignación Universal por hijo, pero no estoy a favor de la re reelección o reforma constitucional, también es una posición política que, en el universo hegemónico del pensamiento único de la derecha o la izquierda argenta, es insostenible e incompatible y no merece la más mínima atención de estas élites bien pensantes por que a un lado y al otro del péndulo, la apuesta es total y a sobre cerrado. Los grises no pueden existir y al no existir estos no existe la política, que es el arte de la negociación y al no haber posibilidad de ésta, sólo queda un baldío donde lo único que siempre florece es el peor de los facismos, de esos de los que no se regresa nunca más. Algunos amigos de izquierda se espantan e indignan al ver que un gobierno peronista se derechiza. Es curioso el oxímoron de peronismo de izquierda o progresista. Me hace acordar al de inteligencia militar. Les recuerdo a mis amigos que poco queda de progresismo si el único motor de la economía es el consumo a como de lugar. El consumo es sólo una variable económica, pero si es la única variable de la economía o del denominado modelo, lo que hace en realidad es congelar la pobreza, es decir en algunos casos la hace más llevadera, pero no modifca su estado. De progreso, es decir de mejora, poco. El argumento de que no estamos en el 2002, no conforma por que es conservador y en algún punto insultante por su obviedad básica. Imagino que la imensa mayoría que voto a favor de este modelo y en contra, en algún punto están de acuerdo, querían que todo mejorara. Este argumento me hace acordar a los relatores de fútbol cuando dicen tal equipo va por la victoria....¿Algún equipo va por la derrota?. ¿Quiere decir que por que se mejoró con respecto a esos años, no hay que hacer nada?, ¿Qué no hay que cambiar nada y sobre todo no se puede proponer nada superardor? No hay nada más conservador que estar todo el tiempo anclado al pasado inmovilizando el presente, sobre todo cuando ese pasado al que sea hace refrencia es en realidad autoreferencial y lo que es peor aún para un argentino y político en particular: no se puede culpar a otro de los bodrios autorealizados y los que no. No hay nada menos progresista que armar un polo audiovisual en los conchetos barrios de Puerto Madero o Palermo, progresista sería hacerlo en Formosa, Corrientes, Pompeya y más allá la innundación o en el Bajo Flores que necesitan en forma imperiosa de inversión pública a granel aunque no sea cool y poco glamoroso hacerlo por esos lugares. Derecha para todos y buenas noches.